GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

7 consejos para que los Jóvenes amen al Sagrado Corazón de Jesús



La persona y el mensaje de Jesucristo ejercen una poderosa fascinación sobre los jóvenes

Por: P. Evaristo Sada LC | Fuente: laoracion.com

Cuando los jóvenes escuchan hablar de Jesucristo con ardor, con sinceridad y sencillez, quedan cautivados. Jesucristo es la persona más atractiva que existe.

La persona y el mensaje de Jesucristo ejercen una poderosa fascinación sobre los jóvenes, pero es necesario hablarles de Él, ponerlos en contacto personal y vital con Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Recordemos los encuentros del Papa Juan Pablo II con los jóvenes.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús centra la atención en el amor de Jesucristo a la humanidad. Y ese es el amor que los jóvenes necesitan: un amor genuino, el de un amigo que da la vida por sus amigos, con un amor sin límites, audaz como ninguno; el amor de un amigo fiel a toda prueba.

El amor de Cristo es un Amor que te sigue amando igual aún cuando le olvidas o traicionas, un Amor que te abraza en las buenas y en las malas, a quien tienes y tendrás siempre a tu lado.

En mi adolescencia y juventud tuve la gracia de contar con la amistad y guía de un gran líder espiritual: el P. James McIlhargey, L.C. También viví mi juventud en tiempos de Juan Pablo II; de quien aprendimos cómo suscitar y reavivar la fe en los jóvenes.

Haciendo memoria de mi experiencia personal con ellos y analizando el fenómeno de tantos grupos juveniles, menciono algunos medios para promover hoy la devoción al Sagrado Corazón de Jesús entre los jóvenes:

Compartir con ellos la propia experiencia de la amistad y el amor de Cristo: "Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí" (Ga 2, 20). Hacerlo con naturalidad, honestidad, frescura y pasión.

Darles testimonio de la alegría de conocer a Cristo, de ser amigo suyo y seguirle; irradiar y contagiar la paz de vivir en gracia de Dios. Ofrecerles así "un encuentro vivo de ojos abiertos y corazón palpitante con Cristo resucitado" (Juan Pablo II, Santo Domingo, 26 de enero de 1979)

Hablarles de la persona de Cristo, que se encarnó y murió por nosotros para mostrarnos la grandeza de su amor misericordioso y salvarnos. San Juan nos dio a conocer a Cristo sobre todo desde la perspectiva del amor: "Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en Él no muera, sino que tenga Vida eterna" (Jn 3, 16).

Que la predicación y los eventos giren sobre todo en torno a la persona de Cristo. Preparar el camino, poner las condiciones para la conversión y la efusión del Espíritu Santo.

Presentar el ideal del cristianismo sin glosa, sin dulcificar su exigencia; una Iglesia donde lo más importante es conocer, amar e imitar a Jesucristo.

Que conozcan un cristianismo que se caracteriza por la caridad evangélica y el ardor por encender el mundo con el fuego del amor de Dios. "La caridad de Cristo nos urge" (2 Cor 5,14)

Ayudarles a entender y vivir la misa; que las misas sean bellas, celebradas con fervor.
Si siempre "se ha de propiciar el encuentro con Jesucristo" (D.A. 278 a), en la misa debe hacerse de manera muy especial.

Que tengan la oportunidad de encontrarse con frecuencia con Cristo Eucaristía, en la adoración eucarística y la comunión frecuente.

Que el contacto directo con Cristo Eucaristía sea el camino principal para ayudar a los jóvenes a entablar un diálogo personal con Él.

Que cada vez que acuden a la confesión descubran y aviven la experiencia del amor misericordioso de Dios Padre.

Ayudarles a formar grupos de amigos que disfruten juntos, oren juntos, hagan el bien juntos, en un clima de caridad fraterna; propiciar comunidades de vida donde experimenten la belleza de ser Iglesia al estilo de los primeros cristianos.

Todo esto supone que los sacerdotes y misioneros cultivemos una relación personal y genuina con Cristo, que nuestra vida de oración sea fervorosa y profunda de manera que podamos desbordar lo que antes hemos vivido: la experiencia del amor de Cristo.

Está comprobado: si ayudamos a los jóvenes a disponer sus corazones para acoger el amor de Cristo y promovemos la devoción al Sagrado Corazón de Jesús entendida como un encuentro vital con Cristo, un conocimiento experiencial de Él y la imitación de sus virtudes, el Espíritu Santo se encargará de actuar a fondo en ellos y transformarlos en hombres nuevos.

En síntesis: lo que los jóvenes y todos necesitamos es un cristianismo que sea sobre todo experiencia y encuentro existencial con Cristo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...



ESTE BLOG DEFIENDE LA VIDA

TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified