GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Uno paga por los pecados de los padres?

Me gustaría compartir una historia con ustedes, una historia que puede ser de la vida real.
Yo creo que todas las historias y los cuentos se basan en vidas reales de personajes reales, salpicadas con un poco o un mucho de imaginación. A mí me gusta escribir por varios motivos: trato de encontrar de ésa manera una forma de comunicar lo que siento.
También pretendo ser útil a los demás haciendo aquello para lo que Dios me ha dado algún talento. Así que pido la inspiración del Espíritu santo.

La Cdad. de México de principios del siglo pasado era una ciudad tranquila, pequeña rodeada de provincia. Cuando vino el movimiento revolucionario se llenó de sangre el norte y el centro de nuestro país.
Y la capital se llenó de inmigrantes venidos de la provincia pobre y destruida por la guerra. Muchos emigraron hacia Estados Unidos y muchos más hacia la capital.
Eran los vencidos de la revolución.
Muchos de ellos habían tenido propiedades y les habían sido decomisadas, otros habían sido sus trabajadores y cayeron junto a sus patrones y otros fueron llevados por la leva como se acostumbró cuando la guerra estaba por finalizar.

Se refugiaron en la capital creando un movimiento de gran agitación en ella en la que como sucede cuando el río está revuelto, hay ganancia para pescadores.
Y para pecadores agregaría yo.

Los vencedores, gente del norte, aquellos que derrotaron a hierro y plomo a muchos inocentes, se paseaban pavoneando lo ganado. Los vencidos, soportaban la pobreza a que fueron sometidos algunos con más y otros con menos resignación.

Entre los vencidos había muchas personas con talento, con estudios, con preparación. Entre los ganadores la gran mayoría eran ignorantes que fueron engañados por personas avariciosas y al poco tiempo, también fueron sometidos.
Así unos pocos se hicieron del poder y el país empezó una etapa de reacomodo de la que aún no nos recuperamos. La sangre derramada de Abel por Caín aún no termina de secarse o limpiarse.

En ése ambiente, muchas familias de cuna humilde pasaron a ser "nuevos ricos" de golpe y porrazo. Un joven crecido en una familia así o bien terminaba siguiendo sus humildes raíces o terminaba convirtiéndose en un fatuo y muchas fortunas tan malhabidas no duraron mucho en sus manos.
Fortunas ganadas con el sudor de la frente de campesinos y trabajadores honrados fueron dilapidadas en tugurios o en fiestas ovíparas. Y así, personas de poca reputación pasaron a ser los mandones y los que marcaban el paso.

Frank era uno de ellos. Nacido en una casa en la que el exceso era el pan suyo de cada día creció pensando que la vida era así de fácil, se casó tuvo hijos. Entre infidelidades, entre fiestas y alcohol dilapidó lo que su padre le heredó.

Sus hijos crecieron al lado de sus abuelos quienes se hicieron cargo de ellos, tratando de darles lo que ellos consideraban una buena educación. Como gente de no muchos conocimientos, trataban de que sus hijos tuvieran una carrera en que basar su bienestar, olvidando que los valores son más importantes que la educación académica.

Con el paso de los años ambos se casaron y ambos tuvieron problemas con sus matrimonios. Eran personas que aparentaban ante los demás ser lo que no eran. Tuvieron problemas de medicamentación y de alcoholismo, terminaron malviéndose uno al otro. Me recuerdan al Dios pagano Tonatiuh y su hermana Coyoxauxtli.

Dicen que lo que mal empieza, mal acaba y en la familia del relato se cumplió ése dicho, pero sobre todo la Palabra de Dios que nos dice que ""Yavé es paciente y rico en misericordia. Soportas la falta y el pecado, pero no dejas pasar la falta, porque el pecado de los padres lo castigas en los hijos, en los nietos y en los bisnietos. " (Nm 14, 18)

Por supuesto que Dios es un Dios misericordios y también es cierto que en citas subsecuentes nos dice que cada uno paga por su propio pecado, así que no es un castigo de Dios el que los hijos cometan las mismas equivocaciones que sus padres, sino que son educados por ellos y terminan siguiendo el mismo camino que les fué enseñado por sus padres y sus abuelos.
Así, terminan cometiendo pecados a su vez y terminan pagando por sus propios pecados.

Si no les enseñamos a nuestros hijos con nuestro ejemplo el querer a nuestros hermanos, el ayudarnos entre hermanos, ¿entonces cómo pretendemos que ellos lo hagan a su vez¿

Les comparto unas citas que encontré acerca de SI LOS HIJOS PAGAN LOS PECADOS DE LOS PADRES

Sinopsis: Quienes digan que uno paga por los pecados de los padres miente. La voluntad de Dios es que cada uno pague por lo suyo.

Ultima Revisión: Sábado 20 Sept./2008

Una de las preocupaciones corrientes en los cristianos que comienzan a acercarse a la Fe es: ¿Puedo estar afectado por los pecados de mis padres? Y si no tienes esa preocupación prepárate a que alguien te ponga de presente textos como este:

"Yavé es paciente y rico en misericordia. Soportas la falta y el pecado, pero no dejas pasar la falta, porque el pecado de los padres lo castigas en los hijos, en los nietos y en los bisnietos. " (Nm 14, 18)

Y hay otros cuantos textos similares. Se lee también por ejemplo:

"Yavé bajó en una nube y se quedó allí junto a él. Moisés entonces invocó el Nombre de Yavé, y El pasó delante de Moisés diciendo con voz fuerte: “Yavé, Yavé es un Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y en fidelidad. El mantiene su benevolencia por mil generaciones y soporta la falta, la rebeldía y el pecado, pero nunca los deja sin castigo; pues por la falta de los padres pide cuentas a sus hijos y nietos hasta la tercera y la cuarta generación.” " (Ex 34, 5)

Sin embargo, si es así, ¿por qué Yavé no habría aplicado esta regla en los israelitas al momento de entrar en la tierra prometida? Los padres pecadores no entraron en ella, pero sí los hijos.

"Allí entrarán los pequeños de ustedes, de los que dijeron que iban a ser presa de sus enemigos; ellos sí entrarán, pues no conocen todavía el bien y el mal. A ellos se la daré, y ellos la poseerán. Pero ustedes vuelvan atrás y partan hacia el desierto del mar Rojo.” " (Dt 1, 35)

Es evidente que Dios tuvo en cuenta los pecados de esa generación, como dice San Pablo:

"Por eso me cansé de aquella generación y dije: “Siempre andan extraviados, no han conocido mis caminos. Me enojé y declaré con juramento: No entrarán jamás en mi lugar de descanso”." (Heb 3, 10-11)

Sin lugar a dudas es un tema de instrucción.

"Luego ordenó a nuestros padres que se las enseñaran a sus hijos, para que las conozcan sus sucesores, los hijos que nacerán después. Que éstos se encarguen de instruir a sus hijos para que éstos confíen sólo en Dios, no olviden las hazañas de su Dios y observen sus mandatos. Para que no sean, a ejemplo de sus padres, una generación rebelde y obstinada, incapaz de mantener su decisión y cuyo espíritu no era fiel a Dios. " (Sal 78, 5-8)

Israel fue un pueblo primitivo que creía en la culpa familiar. Pero eso cambió, como expresamente se indica en el Deuteronomio:

"No se matará a los padres por la culpa de sus hijos, ni a los hijos por la de sus padres. Cada cual pagará por su propio pecado." (Dt 24, 18)

Esta orden es cumplida fielmente por Amasías, tal como se cuenta en el segundo libro de los Reyes:

"En cuanto Amasías fue dueño de la situación en su reino, condenó a muerte a sus servidores que habían dado muerte a su padre, pero no condenó a muerte a los hijos de los asesinos de acuerdo a lo que está escrito en el Libro de la Ley de Moisés. Yavé, en efecto, dio este mandato: “Los padres no serán condenados a muerte por los hijos, ni éstos por sus padres; sino que cada cual será condenado a muerte por su propio pecado”. " (2 Re 14, 5-6)

Jesús declara expresamente contra los que viven:

"En verdad les digo: esta generación pagará por todo eso." (Mt 23, 36)

E insiste:

·"Por eso, a esta generación se le pedirá cuentas de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo: desde la sangre de Abel, hasta la de Zacarías, que fue asesinado entre el altar y el Santuario. Sí, yo se lo aseguro: la generación presente es la que tendrá que responder." (Lc 11, 50-51)

Y el final del libro de Job tiene un texto paralelo pero de bendición:

"Job vivió todavía ciento cuarenta años después de sus pruebas, y vio a sus hijos y a sus nietos hasta la cuarta generación." (Jb 42, 16)

En resumen, no existe nada parecido a que los hijos responden por los pecados de los padres. Cada uno responde por lo suyo:

"El que planta y el que riega están en la misma situación, y Dios pagará a cada uno según su trabajo." (1 Co 3, 9)

Y dice el profeta:

"Quien debe morir es el que peca; el hijo no carga con el pecado del padre, y el padre no cargará con el pecado del hijo. El mérito del justo le corresponderá sólo a él, y la maldad del malo, sólo a él. " (Ez 18, 20)

Otra cosa es que por la conducta de uno, sus hijos reciban condiciones materiales deprimentes, como ocurre con los hijos de los que dilapidan su dinero en el vicio, pero "El Señor está cerca del corazón deshecho y salva a los de espíritu abatido" (Sal 34, 19). Por eso tenemos que orar permanentemente, pues así el padre olvide a su hijo, el Señor no descuida a los suyos. La promesa de bendición para la descendencia del justo está escrita:

"¡Aleluya! ¡Feliz el hombre que teme al Señor y valora mucho sus mandamientos! Su semilla será pujante en el país, los retoños del hombre bueno serán benditos." (Sal 112, 1-2)

Finalmente, Jesús instruye a sus discípulos sobre este tema de la presunta responsabilidad de los hijos por cuenta de los pecados de los padres:

"Al pasar, Jesús vio a un hombre que era ciego de nacimiento. Sus discípulos le preguntaron: “Maestro, ¿quién ha pecado para que esté ciego: él o sus padres?” Jesús respondió: “No es por haber pecado él o sus padres, sino para que unas obras de Dios se hagan en él, y en forma clarísima." (Jn 9, 1-3)

Tampoco puede considerarse siempre la suerte de alguien tiene que ver con un castigo divino, tal como enseñó Jesús en otra ocasión (leer Lc 13, 1-5)

A estas alturas, alguien se estará preguntando, si no hay herencia de pecados, ¿qué es eso de la sanación intergeneracional? Es el rompimiento de deficiencias que se pasan de padres a hijos, como malos hábitos y otras tantas otras cosas, pero no pecados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...



ESTE BLOG DEFIENDE LA VIDA

TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified