GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La droga nos invade ¿Qué debemos hacer?

Por monseñor José Guadalupe Martín Rábago, arzobispo de León

LEÓN, domingo, 24 de enero de 2010 (ZENIT.org-El Observador).- Ante el gravísimo problema que representa el tráfico y el consumo de drogas en los países del Norte y Centro de América, concretamente en México, el arzobispo de León, monseñor José Guadalupe Martín Rábago, ha escrito una reflexión dirigida, sobre todo, a las familias sobre qué se puede hacer frente a este flagelo del Siglo XXI, que publicamos a continuación.

La droga nos invade ¿Qué debemos hacer?

Con cuánta frecuencia escuchamos los lamentos de padres de familia, de hermanos o parientes, en general que preguntan angustiados: "¿Qué puedo hacer?, tengo un familiar que se ha vuelto drogadicto" Esta pregunta encierra toda una tragedia que destroza la paz y la serenidad de la convivencia en el hogar, en el trabajo y en los ámbitos de encuentro humano.

Dar una respuesta honesta requiere antes conocer las raíces que producen esta adicción y atender, de manera integral, a la persona que cae en los tentáculos de este vicio que destruye la vida propia y la de las personas que están cercanas.

El Papa Juan Pablo II decía: "La droga no es como un rayo que cae en una noche luminosa y estrellada. Más bien es como un rayo que cae en una noche tormentosa".

La noche tormentosa es la descripción exacta de la falta de rumbo y de sentido que experimentan muchos, especialmente jóvenes, en el contexto de una cultura consumista, egoísta y sin apertura a la dimensión trascendente de la vida. El ambiente en que vivimos ha llevado a la convicción de que es más en la medida que se tiene más. Para muchos jóvenes están cerradas las puertas a posibilidades de alcanzar estilos de vida que presentan los medios de comunicación como los paraísos de la verdadera felicidad.

Esta carencia de sentido en la vida se da también entre jóvenes de clases medias y altas; viven sin encontrar razón a su existencia: el presente les parece monótono y gris; el futuro se les presenta demasiado incierto. Junto a este malestar interior hay que señalar la falta de momentos para dialogar con personas que puedan escuchar y ser capaces de comprender sabia y cordialmente lo que atenaza el corazón de los adolescentes y jóvenes. Se puede decir que la drogadicción no es sólo responsabilidad de las mafias perversas que envenenan a quienes atrapan en sus redes; es también responsabilidad de quienes van creando ese ambiente malsano que hace imposible respirar el oxígeno del gozo por vivir, de la esperanza que alienta a la superación y a la experiencia de un Dios, principio y fin de toda vida humana.

Caminos a recorrer

Con sinceridad debemos reconocer que sacar a un adicto de la droga es muy difícil, pero no imposible. Se debe luchar contra organizaciones que utilizan métodos mafiosos y poderosos vínculos en todos los niveles; por otra parte la falta de valores en muchas familias de todas las clases sociales, la pobreza que golpea drásticamente a más de la mitad de la población en nuestra patria, la exclusión de oportunidades para superarse, son realidades que están ahí y que complican los caminos que llevan a vivir una vida libre de drogas.

El principal camino es la prevención educativa que debe ofrecerse de manera mancomunada por todos los que tienen responsabilidades en el acompañamiento cercano de los adolescentes y jóvenes. Es necesario despertar la conciencia de todos los educadores para que asuman con seriedad que la situación es grave y que rehuir el compromiso es hacerse cómplice en esta tragedia.

En base a experiencias de quienes trabajan en la ayuda a drogadictos podemos ofrecer tres caminos concretos:

- Promover una cultura de la vida, alimentada en la convicción de que toda persona humana está llamada a ser feliz y a vivir libre de esclavitudes, como lo es el falso paraíso de las drogas.

- Despejar la falsa ilusión de que a la adicción se entra y se sale fácilmente. Es verdad que muchos, con gran esfuerzo y apelando a diversas ayudas y tratamientos, logran recuperarse; el amor de Dios se acerca a quienes se disponen a crecer en dignidad. Sin embargo queda una experiencia grabada en el cerebro y en el código de cultura que hace muy vulnerables a quienes han estado atrapados en la droga y necesitan mantener constantemente apoyos que les eviten las recaídas y alejarse de personas y circunstancias que estimulen sus inclinaciones.

- Hay que cultivar la práctica de la denuncia de quienes están destruyendo a la humanidad con el escandaloso comercio de la droga.

La fuerza que nos viene de la fe en Cristo

A todos los que fueron tocados por esta miseria y sufren esta penosa esclavitud debemos anunciarles con respeto y amor el gran evangelio de la vida; estar cerca de ellos para que conozcan a Cristo que dijo: "Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia" (Jn. 10,10) Anunciarles a un "Dios que nos ama, que su existencia no es una amenaza para el hombre; que está cerca con el poder salvador y liberador de su reino, que nos acompaña en la tribulación, que alienta incesantemente nuestra esperanza en medio de las pruebas. (D. A. 30)

Afortunadamente existen instituciones que ofrecen ayudas eficaces para auxiliar la recuperación de quienes la necesitan. Se requiere que se establezcan en mayor cantidad, pero que tengan los recursos de alojamiento acordes a la dignidad de la persona; que cuenten con personal capacitado y que puedan ofrecer las garantías de seguridad y preservación de riesgos.

Antes de tener que acudir a estas instancias, es necesario fortalecer, como ya se dijo, las medidas de prevención basada en una educación integral que debe ofrecerse en el seno de las familias, en las iglesias, en las escuelas, en las fuentes de trabajo, en los lugares de convivencia y esparcimiento para los jóvenes.

Las madres de familia son las más afectadas en estas situaciones; con frecuencia se acercan a la iglesia para desahogar su pena y para buscar algún camino de comportamiento. Para ellas debe haber una exquisita caridad de trato y comprensión; animarlas a que se acerquen al Señor Jesús que dijo: "Vengan a mí todos los que están atribulados y yo los consolaré" (Mt. 11,28). Que no cedan y se dejen vencer por la desesperación; que se mantengan como faros de esperanza, alentando a sus hijos a superarse y ayudándoles a buscar a personas y centros de tratamiento; especialmente que insistan en la oración y que busquen acercar a sus hijos, con paciencia y delicadeza, al conocimiento del evangelio y a la práctica de los sacramentos. En la Virgen Santísima encontrarán fuerza para mantenerse firmes en medio de la tribulación.


Innovative Media, Inc.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...



ESTE BLOG DEFIENDE LA VIDA

TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified